Seleccionar página

Todavía existen muchos edificios y construcciones donde no hay ascensor. No es raro encontrar en el centro de las ciudades edificios de 6 y 7 plantas sin ascensor, donde bajar para hacer un recado supone un esfuerzo vital para un vecino mayor. No solo en fincas de vecinos existe este problema, sino también en viviendas particulares, unifamiliares, donde los residentes deben de dejar de usar los pisos superiores  por las dificultades que les supone  su acceso por las escaleras.

Evidentemente la solución a todo esto es la instalación de un ascensor. Pero…  ¿qué pasa si nos encontramos con que no hay hueco para su instalación? Si el edificio dispone de ese espacio, aunque no sea muy grande, la ley permite la instalación del ascensor aunque la cabina se construya con pequeñas dimensiones. Pero… ¿y si ni siquiera existe ese espacio mínimo?

Alapont

En el departamento de ingeniería de Alapont  nos dimos cuenta de  este problema y nos pusimos  manos a la obra en el desarrollo de soluciones.

Teniendo en cuenta de que el mínimo espacio necesario para poder colocar un ascensor para una persona o dos sería de 65 centímetros de ancho por 100 de fondo, empezamos a desarrollar posibles opciones.

 

En alguna ocasión se ha tenido que recurrir a invadir el espacio de una vivienda particular de algún vecino, siempre la comunidad compensándole económicamente y tras el consentimiento de dicho vecino. Aun así  otras opciones pueden ser también viables como es colocar el ascensor en el exterior de la fachada, con previa  autorización del ayuntamiento, o la de instalar plataformas mecánicas con enganche para sillas de ruedas o sillas salva-escaleras que no requieren obra.

instalacion-ascensor-en-hueco-de-escalera-300x225Cuando hay que sacrificar espacio del edificio para la colocación de un ascensor, a veces  se trata de  espacios  de la escalera que no se sabe con exactitud a quien pertenecen, Cuartos o recovecos cuya función no es del todo clara pero que el constructor de edificio vendió años atrás a uno de los propietarios. En estos casos hay que comprobar en los estatutos de la comunidad que consideración tiene este espacio. De esta forma, transformando la escalera podemos salvar barreras como las de la bajada a cota cero des ascensor para evitar esos escalones de más en el rellano.

La instalación de un  ascensor siempre supone que la vida será más cómoda para los vecinos, pero además es que hay casos en los que es una necesidad. La ley dice en este caso que la instalación  de un ascensor para eliminar barreras arquitectónicas puede hacerse incluso sin haber acuerdo aprobado en junta de propietarios. Como ya lo vimos anteriormente, pueden darse 2 casos:

  • Régimen obligatorio, sin necesidad de acuerdo, para obras de bajo coste que no excedan de 12 mensualidades. Siempre que los trabajos sean solicitados por algún residente con discapacidad o mayor de 70 años que necesite del ascensor para poder acceder a las zonas comunes, la obra será aquí de obligada aceptación por los demás vecinos. Y todos deberán asumir su coste siempre que no exceda de 12 cuotas de comunidad.

  • Régimen de mayorías: cuando las obras son de coste mayor a 12 mensualidades, para llevarla a cabo se necesitará el voto a favor de la mayoría de propietarios. Esto supone en la práctica que un acuerdo será válido si lo adopta el 51 % de los vecinos. En el caso de no conseguir el acuerdo con esta cuota de participación, los interesados en hacer la obra deberán asumir el sobrecoste, la d Pero la parte correspondiente a 12 cuotas de comunidad sí que será obligatoria para todos.