Hay mucha controversia en lo que deben contribuir o no los locales comerciales a los gastos del ascensor en la comunidad de vecinos, y también entre las sentencias de los tribunales.

Existe una cláusula contractual, por lo general establecida por los promotores antes de otorgar la escritura de la vivienda, que prevalece sobre lo establecido en la Ley de Propiedad Horizontal. Esta norma especial suele establecer la exclusión del pago de determinados gastos de la comunidad de vecinos a los locales comerciales. Gastos referidos a los elementos comunes como las escaleras, el hall, el ascensor… y que vienen acompañados de gastos de luz, agua, electricidad, mantenimiento, conservación…

Sin embargo, la norma especial puede presentar variantes, diferenciando entre gastos ordinarios y extraordinarios, lo que ha llevado multitud de conflictos.

¿En qué afecta esta diferenciación?

Atendiendo a las últimas sentencias de los tribunales, la diferenciación de estos gastos no tiene ningún efecto sobre los bajos comerciales. La jurisprudencia declarada por el Tribunal Supremo, hace genérica la exención tanto de los gastos ordinarios como extraordinarios. No obstante, no hay unanimidad, ya que existen varias sentencias contradictorias en casos similares, de diversas Audiencias Provinciales.

Los gastos ordinarios hacen referencia a tareas de mantenimiento, revisión y reparación ordinarios, mientras que los gastos extraordinarios van más allá, e incluirían grandes reparaciones por deterioro o por obsolescencia del ascensor, sustitución de cables etc. gastos de la comunidad para locales comerciales

Los locales comerciales quedarían exentos de los gastos ordinarios con apoyo en el “no uso” del servicio, contenido en las cláusulas estatutarias. En cambio, si la norma no establece una distinción clara, si tendrían que  contribuir en los gastos extraordinarios. Sin embargo, esto ha dado un vuelco, debido a que el Tribunal Supremo ha declarado como jurisprudencia las exenciones genéricas de gastos que afectan a los locales comerciales, contenidas en las cláusulas estatutarias. Es decir, los bajos comerciales quedarían exentos tanto de los gastos ordinarios como extraordinarios, independientemente de que en la norma especial no se establezca esta diferenciación.

Cabe mencionar que, el alcance de esta exención, no resulta aplicable en los supuestos en los que el ascensor se instale por primera vez. En tal caso, los locales comerciales si tendrían la obligación de contribuir en su instalación, de acuerdo a su participación.