Todavía existen muchos edificios sin ascensor. A veces por falta de hueco mínimo para la instalación del mismo. Esto supone un obstáculo para muchas personas que no pueden desplazarse libremente.  En los edificios de nueva construcción, los ascensores deben cumplir con todas las características para que sea 100% accesible para todo tipo de personas, pero, en los edificios ya existentes y que no disponen de ascensor, en ocasiones se encuentran con muchas trabas  a la hora de instalar uno que haga la vida más accesible.

¿Qué pasa si nos encontramos con que no hay hueco para su instalación? Si el edificio dispone de ese espacio, aunque no sea muy grande, la ley permite la instalación del ascensor pese a que la cabina se construya con pequeñas dimensiones. Pero, ¿y si ni siquiera existe ese espacio mínimo?

¿Cuál es el hueco mínimo que se necesita para instalar un ascensor? Y de no haberlo, ¿qué soluciones tenemos?

¿Cuál es el hueco mínimo para instalar un ascensor?

Las dimensiones mínimas para instalar un ascensor son de aproximadamente 70 cm de ancho y 1 metro de profundidad para una capacidad de 1 o 2 personas. A partir de aquí se pueden desarrollar distintas soluciones.

ascensor en ex

¿Qué soluciones existen para instalar un ascensor si no hay hueco en el edificio?

En el departamento de ingeniería de Alapont nos dimos cuenta de este problema y nos pusimos manos a la obra en el desarrollo de soluciones. Estas son algunas:

  • Instalación del ascensor en el patio de luces

Instalar un ascensor en el patio de luces es a veces, la  solución.  Para ello, se abren los huecos de acceso en el edificio necesarios para llegar al ascensor.

Esta solución se aplica cuando el patio de luces es amplio y cuando se puede crear acceso directo al ascensor.

  • Instalación del ascensor en la fachada exterior

Si no hay suficiente espacio en el patio de luces, la instalación del ascensor en la fachada exterior es otra de las opciones. Si da directamente a la calle hay que solicitar permisos en el Ayuntamiento.

Con las nuevas innovaciones tecnológicas el ascensor se adapta al exterior con materiales muy resistentes y su estética se acomoda al entorno.

  • Reubicar o suprimir la escalera para poder instalar un ascensor

Otra posible solución es reformar la escalera, reubicarla o suprimirla para ampliar el hueco del ascensor, siempre y cuando haya espacio para realizar la reforma.

Este proceso conlleva mucho más tiempo y coste que lo anteriores, pero permite que el ascensor quede perfectamente integrado al edificio con una buena solución al problema.

Cuando hay que sacrificar parte del edificio para la colocación de un ascensor, a veces  se trata de espacios de la escalera que no se sabe con exactitud a quién pertenecen. Cuartos o recovecos cuya función no es del todo clara, pero que el constructor del edificio vendió años atrás a uno de los propietarios. En estos casos hay que comprobar en los estatutos de la comunidad qué consideración tiene este espacio. De esta forma, transformando la escalera, podemos salvar barreras como las de la bajada a cota cero del ascensor para evitar esos escalones de más en el rellano.

  • Coger parte del espacio de las viviendas

Esta es otra de las opciones que se plantea para la instalación de un ascensor cuando no hay hueco en las escaleras y las demás posibilidades no se pueden realizar. Aunque es la que menos se realiza, puesto que implica restar espacio a parte de la vivienda de los vecinos, en caso urgente, es otra de las opciones.

La instalación de un ascensor siempre supone que la vida será más cómoda para los vecinos, pero además hay veces en los que es una necesidad. La ley dice en este caso que la instalación de un ascensor para eliminar barreras arquitectónicas puede hacerse incluso sin haber acuerdo aprobado en junta de propietarios. Como ya lo vimos anteriormente, puede darse 2 casos:

Régimen obligatorio: sin necesidad de acuerdo, para obras de bajo coste que no excedan de 12 mensualidades. Siempre que los trabajos sean solicitados por algún residente con discapacidad o mayor de 70 años que necesite el ascensor para poder acceder a las zonas comunes, la obra será aquí de obligada aceptación por los demás vecinos. Todos deberán asumir su coste, siempre que no exceda de 12 cuotas de comunidad.

Régimen de mayorías: cuando las obras son de coste mayor a 12 mensualidades, para llevarla a cabo se necesitará el voto a favor de la mayoría de propietarios. Esto supone en la práctica que un acuerdo será válido si lo adopta el 51 % de los vecinos. En el caso de no conseguir el acuerdo con esta cuota de participación, los interesados en hacer la obra deberán asumir la diferencia, pero la parte correspondiente a 12 cuotas de comunidad sí que será obligatoria para todos.

Cada edificio necesita de un estudio detallado y específico sobre las posibilidades de la instalación de un ascensor y, para ello, en Alapont contamos con nuestros técnicos con gran experiencia en este sector. Para más información puedes contactar con nosotros sin ningún compromiso.