Así como viajar en transporte público en vez de en avión o cada uno en su vehículo o usar ropa ecológica, reciclar, son pequeños gestos que marcan la diferencia en el cuidado del medioambiente, a la hora de instalar un ascensor, la elección del modelo juega un papel fundamental. Y es que, es un hecho que, entre todos, estamos acabando con el planeta.

El último informe de la ONU advierte que la contaminación del agua, del aire y los derechos químicos amenazan la integridad de los seres humanos y producirá millones de muertes a mediados de siglos. Sin embargo, si se deja de mirar hacia otro lado y de excusarse diciendo que lo que se haga individualmente no cambia nada porque eres una hormiga respecto al resto del mundo, la situación puede revertirse y conseguir que la Tierra sea un lugar sano donde poder vivir durante siglos. Quizás si empezáramos a pensar de forma colectiva y con vistas al futuro y no solo en el ahora… ¿sabes cuantas especies de seres vivos ya se han extinguido desde que naciste? ¿Sabías que cada colilla que se tira y acaba en el agua contamina 50 litros de agua potable y tarda en degradarse entre 5 y 10 años?

Centrándonos en el terreno que nos afecta, una vez en la comunidad ya se ha llegado al acuerdo de una de las decisiones más importantes como es la de instalar un ascensor viene una segunda cuestión:

¿qué tipo de ascensor elegir dentro de toda la gama de posibilidades?

Desgraciadamente en la mayor parte de casos recurrimos directamente al tema precio, cuando hoy en día apenas hay casi diferencias entre modelos en comparación con la ventajas o consumos. Pero donde si encontramos diferencias en la repercusión y efectos de cada uno sobre el medioambiente. Aquí es donde entra otro factor, el ético de cada uno, y es aquí donde nuestra elección y nuestro voto cuenta.

Efectivamente hoy en día, el ascensor eléctrico es menos dañino con el medioambiente frente al ascensor hidráulico.

¿Por qué? ¿Qué ventajas tiene frente al ascensor hidráulico?

Hoy en día, gracias a los avances tecnológicos en el sector de la elevación, se ha conseguido un ascensor eléctrico de menor consumo, respetuoso con el planeta y menos contaminante. Y es que, a diferencia del hidráulico que utiliza aceite para impulsar los pistones hidráulicos, el ascensor eléctrico funciona con un motor gearless y gracias a otros elementos  como el variador de frecuencia, y otros elementos de seguridad se consigue reducir mucho el consumo eléctrico además de no generar desechos.

Otra de las ventajas que tiene es su velocidad, esta es ligeramente mayor que en el hidráulico. Para edificios con muchas alturas y tráfico de gente en la que se requiera un ascensor rápido y de dimensiones grandes, un eléctrico será la mejor opción.

En la actualidad, los elevadores eléctricos son los dispositivos de transporte vertical más seguros y proporcionan gran confort al efectuar las paradas más suaves. Además, en determinados modelos pueden funcionar con una conexión monofásica, por lo que no necesariamente hay que aumentar la potencia eléctrica para su instalación. Dentro de los diferentes modelos, el elevador estrella en nuevas construcciones es el ascensor eléctrico sin cuarto de máquinas, el cual puede adaptarse a espacios reducidos.

 

En definitiva, está en tus manos con estos pequeños gestos, entre muchos otros, conseguir que la Tierra sea un lugar sano donde poder convivir humanos y el resto de seres vivos durante siglos. Si estás interesado en la colocación de un ascensor eléctrico en tu vivienda unifamiliar o en tu comunidad o tienes alguna consulta sobre el producto, ponte en contacto con nosotros y te informaremos sin compromiso.