Instalar un ascensor en el centro de trabajo o una rampa accesible es obligatorio, sin embargo en España todavía queda mucho camino por recorrer hasta conseguir la accesibilidad universal en oficinas y viviendas. El último estudio del INE, realizado en 2008, señala que 3.8 millones de personas, lo que supone casi el 9% de la población total, tiene algún problema de movilidad que no le permite hacer una vida normal a no ser que se cumpla con una accesibilidad universal en todos aquellos lugares que frecuente, ya sea en su propia vivienda, en el transporte, en el trabajo o al entrar en una tienda o edificio de uso público.

Muchas empresas quizá desconozcan la obligatoriedad de que sus instalaciones sean accesibles, tal y como exige el Real Decreto 486/1997 de 14 de abril en el anexo 1: Los lugares de trabajo y, en particular, las puertas, vías de circulación, escaleras, servicios higiénicos y puestos de trabajo, utilizados u ocupados por trabajadores minusválidos, deberán estar acondicionados para que dichos trabajadores puedan utilizarlos. También se refleja en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

El artículo 20 de la Ley 10/2014, de 3 de diciembre, de accesibilidad, establece que los edificios de uso público con más de una planta deberán contar obligatoriamente con un ascensor o rampa accesible. Se considera de uso público aquellas instalaciones donde se realicen actividades culturales, educativas, comerciales, administrativas, religiosas o sanitarias, entre otras, por parte de un grupo de personas.

Dado que frecuentemente,  la rampa accesible no es viable para cubrir todas las alturas, la mejor opción para eliminar las barreras arquitectónicas y conseguir la accesibilidad en las empresas es instalar un ascensor en el centro de trabajo. En Alapont te ofrecemos un ascensor de velocidad reducida único en el mercado de la elevación con un diseño innovador, ergonómico y totalmente personalizable, pudiendo insertar el logo de la compañía en la cabina y elegir todos y cada uno de sus acabados. Además el tiempo de instalación es inferior a cualquier otro modelo, pues estará listo en menos de una semana.

Es de bajo consumo, por lo que contar con él no supondrá un gran aumento en las facturas de la luz. Al ser monofásico no hace falta ampliar la potencia contratada, pues consume como un electrodoméstico.

Por último cabe resaltar que para conseguir la accesibilidad universal exigida en todo edificio de uso público de más de una planta no basta con instalar un ascensor, sino que este ha de cumplir con determinados requisitos. En ese aspecto, el elevador doméstico de Ascensores Alapont cuenta en sus cabinas con botones en braille retroiluminados y suelo antideslizante, entre otros.

Si quieres saber más acerca de nuestro ascensor unifamiliar o tienes dudas sobre términos de accesibilidad en la Comunidad Valenciana, contacta con nosotros y como expertos en la materia te atenderemos sin compromiso.

contactar