Si decides invertir en una plaza de garaje ubicada en el parking de un inmueble de viviendas, debes saber que no eres independiente de la comunidad de vecinos, tienes unas obligaciones. Pero estas dependen de si el garaje y las viviendas pertenecen a la misma comunidad de propietarios. A continuación te contamos qué ocurre en ambos casos.

Si el garaje y las viviendas pertenecen a la misma comunidad, los elementos que conforman la finca y su mantenimiento, como por ejemplo el ascensor de acceso al garaje o el portal, son comunes. Se incluyen también los servicios de vigilancia o conserjería. Por lo tanto, como dueño de la plaza de garaje tendrías que abonar los gastos derivados de estos elementos, ya que poseerías una cuota de participación en los mismos.

Si, por el contrario, el garaje conforma una comunidad de propietarios independiente a pesar de estar en el mismo edificio que las viviendas, como dueño de la plaza de garaje no tienes que pagar cuota por la finca al completo, sino solo por lo correspondiente al garaje. Estos gastos pueden ser divididos equitativamente entre las plazas o establecidos en función de las dimensiones de cada plaza.

En cualquiera de los dos casos, como dueño de una plaza de garaje, debes cumplir con una serie de obligaciones:

  1. Respetar las instalaciones, los elementos comunes y las normas de la comunidad con civismo.
  2. Mantener la propia plaza de parking en buen estado, sin generar problemas a nadie.
  3. Consentir las reparaciones que se exijan en su plaza o en el parking, acordadas en las juntas.
  4. Contribuir a los gastos generales (de la finca o solo del parking) dependiendo de la cuota de participación que posea.
  5. En caso de vender la plaza de garaje, comunicar el cambio de titularidad al administrador o al secretario.
  6. Hacer constar legalmente un domicilio en territorio español para poder recibir notificaciones o citaciones de la junta.
  7. Pagar las deudas. En caso de tener cuotas pendientes, pierde su derecho a votar en junta, el cual recuperará al saldar la deuda. A pesar de perder este derecho, puede participar siempre en las deliberaciones.

Además como propietario de una plaza en el garaje, también serás responsable de que la puerta de acceso al mismo se mantenga en buen estado y acorde a la normativa. Es decir que la puerta esté adecuadas y cumpla con todos los requisitos de seguridad que indica la normativa actual así como de que se realicen las revisiones periódicas de mantenimiento como ya os indicamos en este artículo anterior sobre normativa y marcado CE de las puertas de garaje. 

¿Tienes alguna pregunta? En Alapont queremos resolver todas tus dudas, así que no dudes en contactarnos.