En nuestro anterior artículo sobre la  Inspección periódica de ascensores hablábamos sobre la inspección técnica que deben pasar los ascensores cada 2, 4 o 6 años, además del mantenimiento regular. Para llevar a cabo esta inspección, la comunidad debe ponerse en contacto con su administrador y decidir cómo y cuándo hacerla. Cabe destacar que es un organismo de control independiente a la empresa de mantenimiento el encargado de llevar a cabo esta inspección, al igual que ocurre con la ITV y los vehículos. El resultado de la misma puede ser favorable o con defectos leves (pegatina verde),  o desfavorable (pegatina naranja o roja). 

Hoy nos queremos centrar en estas pegatinas de colores  ya que es algo que no debemos obviar como comunidad de propietarios. Si como resultado obtenemos una pegatina roja, significa que tenemos defectos muy graves, por lo que el ascensor queda inmediatamente fuera de servicio hasta que se subsanen los defectos. Si obtenemos una pegatina naranja también debemos tener cuidado, ya que el ascensor tiene defectos muy graves y si no se subsanan en el tiempo indicado el ascensor quedará fuera de servicio. 

En el caso de las pegatinas verdes sin embargo hay que tener especial cuidado ya que el color verde aparentemente puede parecer que el resultado ha sido favorable, pero en algunos casos, se encuentran defectos leves. Estos defectos se indican en un pequeño recuadro dentro de esta pegatina.   En caso de estos defectos leves, el ascensor no queda fuera de servicio pero , pero es altamente recomendable hacer las reparaciones recomendadas, y a continuación te contamos por qué.

La normativa de ascensores ha ido y va cambiando a lo largo del tiempo, siempre velando por la seguridad de los pasajeros y profesionales técnicos  del ascensor. Antes no había tanta consciencia sobre los peligros derivados de defectos en los ascensores y no se consideraban tan importantes como en verdad son. Es posible que esta normativa vaya cambiando y lo que hoy es un fallo leve, en un tiempo se considere grave justamente por haberlo dejado pasar: un componente desgastado por ejemplo. Por ello, acumular defectos leves en tu ascensor puede ser perjudicial a corto y largo plazo.

Un ejemplo de esto es la existencia de un teléfono con línea telefónica al exterior conectada a la empresa de mantenimiento en el ascensor para la comunicación bidireccional, que antes no era obligatoria y ahora sí. Muchas comunidades no saben que solucionar estos defectos es su responsabilidad, otras deciden dejarlo pasar y no subsanarlos. En muchos casos se trata simplemente de un descuido y la comunidad de propietarios se olvida de pedir presupuesto o valoración a la empresa mantenedora que es quien ha de hacer estas adecuaciones, a veces simplemente la comunidad se olvida de aprobar o confirmar el presupuesto y por una cuestión de papeleo acaba por no realizarse.  La realidad es que es un asunto fundamental a tener en cuenta si queremos viajar seguros y que nuestro ascensor no quede fuera de servicio.

Así que ya sabes, si eres propietario, ¡no ignores las pegatinas! Es tu responsabilidad.Para cualquier duda puedes consultarnos a través de los comentarios o contactando directamente  con nosotros.