Los animales son nuestros fieles compañeros de vida y además de querer pasar gran parte del tiempo con ellos durante el fin de semana, todos los días tienen unas necesidades que hay que cubrir, sobre todo si se vive en un piso donde hay que sacarlos a pasear cada dos o tres horas. Para ello el uso del ascensor es de gran ayuda y más aún si vives en plantas altas, pero, ¿puede utilizar mi perro el ascensor? ¿existe alguna ley? ¿me lo pueden prohibir?

En la Comunidad Valenciana no existe ninguna normativa que te limite en este tema, ni se refleja en la Ley 4/1994, de 8 de julio, de la Generalidad Valenciana, sobre Protección de los Animales de Compañía. Si algún vecino se queja de que tu mascota use el elevador y te dice que está prohibido, solicita al administrador que te muestre los estatutos de la comunidad. En el caso de que allí se contemple, no podrás viajar en él con el animal.

Si en los estatutos no se prohíbe el acceso de perros en el ascensor y la comunidad quiere cambiarlos, ¿qué se necesita para aprobarlo?

Hay gente que les tiene miedo a los animales o simplemente no les gustan y no quieren compartir la cabina con ellos. Si en una reunión de vecinos se propone modificar los estatutos para no permitir la entrada de mascotas en el elevador, se tendrá que votar por unanimidad, incluida la persona que viaja con su perro, por lo que no saldrá adelante. Si vas a mudarte de piso, es importante que te cerciores antes de que en la nueva comunidad de vecinos no hayan cambiado previamente los estatutos porque ahí no tendrás nada que hacer, a no ser que el animal lo necesite por enfermedad o vejez o sea Lazarillo. ¿Te imaginas un perro de diez años tener que subir y bajar escaleras de un quinto piso todos los días varias veces?

Pese a que en ningún lugar se contemple o prohíba el uso, por cortesía y respeto, si conoces a algún vecino que le dan miedo, tienen alergia o no les agrada la idea de compartir el viaje, permítele usar el ascensor primero y sube o baja en el siguiente. No hace falta señalar la importancia de unas normas básicas de convivencia para preservar el mantenimiento de los ascensores y el bienestar en la comunidad. Si tu perro hace sus necesidades donde no toca, recógelo.