Seleccionar página

Toda actividad que genere gastos en una comunidad de vecinos conlleva una retención en el impuesto de la renta. ¿Significa esto que las comunidades de vecinos también tienen obligaciones con Hacienda?

Como ya debes saber el 27 de junio termina el plazo para saldar cuentas con Hacienda y, según el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), el 20% de las comunidades de vecinos todavía desconoce sus obligaciones fiscales como propietarios y, por tanto, suelen incurrir en infracciones que en muchas ocasiones ocurren por falta de asesoramiento o negligencia de un administrador de fincas no profesional.

El alquiler de la portería o de los bajos comerciales y otras zonas comunes, las subvenciones para mejorar el inmueble o hacerlo accesible, el mantenimiento de ascensores o la colocación de vallas publicitarias en la azotea son algunas de las actividades propias de las comunidades de vecinos que conllevan obligaciones fiscales. Aunque este tipo de ingresos en la comunidad no se repartan, se consideran «rendimiento de capital inmobiliario» y, por tanto, conllevan una retención en el impuesto de la renta, por lo que debemos incluirlos en la declaración con un certificado del administrador de la finca y, según lo establecido por la Ley de Propiedad Horizontal, en el régimen especial de atribución de rentas. Además, todos los propietarios deben declararla según su coeficiente de participación, dato que viene definido en la escritura de la vivienda.

Una simple subvención para facilitar la modernización de  ascensores de la finca o el alquiler de pisos a turistas en plataformas online tan comunes como Airbnb, HomeAway o Booking puede hacer que de un año para otro te veas obligado a tributar tus ingresos como rendimiento de capital inmobiliario. No obstante, según la Ley del IRPF, los vecinos que obtengan rentas totales menores de 22.000 o que reciban ingresos menores de 1.000 por ganancias patrimoniales, rendimientos de capital o actividades económicas, no tendrán que declarar a no ser que el rendimiento del trabajo sea menor de 22.000 pero mayor a 1.000.

Dado que la Agencia Tributaria muestra cada vez mayor interés por perseguir el fraude fiscal y, por tanto, la vigilancia en las operaciones económicas de este tipo es cada vez mayor, os recomendamos solicitar en hacienda cita previa y pedir siempre el borrador para aseguraros de si estáis obligados o no a hacer la declaración. Asimismo, la figura del administrador es clave, por lo que es conveniente asegurarse de que desempeña correctamente su papel e informa en enero de los rendimientos acontecidos a lo largo del año, se hayan repartido o no.

Si deseas estar al tanto de la normativa actual de la comunidad de propietarios y en concreto de lo que atañe a la accesibilidad en tu comunidad y evitar que la falta de asesoramiento te juegue una mala pasada, subscribete a nuestra newsletter y mantente informado.