¿Cómo sustituir un montacargas por un ascensor?

Hace unos días, recibimos una consulta a través de nuestra web de un vecino de un edificio de cuatro plantas más garaje. El vecino nos comentaba que su edificio tiene un montacargas que solo funciona de forma intermitente y que está causando problemas a los residentes. Nos preguntaba además si era posible sustituir el montacargas por un ascensor y cuáles eran las opciones disponibles.

Sin embargo, antes de tomar esta decisión, es esencial comprender las implicaciones que ello conlleva, por ello hemos elaborado este artículo en el que explicamos por qué utilizar un montacargas como ascensor es problemático, qué consideraciones debes tener en cuenta al realizar esta actualización, las diferencias entre un montacargas y un ascensor, las opciones posibles para adaptar o sustituir un montacargas y las muchas otras consideraciones a tener en cuenta al tomar esta decisión.

Esperamos que sea de utilidad si estás considerando reemplazar un montacargas por un ascensor en tu edificio, ya que es un paso importante hacia la mejora de la accesibilidad, seguridad y comodidad para los residentes.

Diferencia entre ascensor y montacargas

Antes de ver las soluciones posibles para sustituir un montacargas por un ascensor, es crucial comprender las diferencias fundamentales entre ambos. La normativa que rige los ascensores, como la UNE EN 81/20 establece estándares estrictos en cuanto a seguridad y funcionalidad. Los ascensores están diseñados específicamente para transportar personas, cumpliendo con todas las regulaciones necesarias para garantizar su seguridad.

En cambio, los montacargas se rigen por la Directiva de Máquinas 2006/42/CE, y están diseñados principalmente para transportar carga y, aunque algunos pueden acomodar personas, no están sujetos a las mismas normativas de seguridad que los ascensores. Esta diferencia es crítica porque, de acuerdo con la ley, no se permite utilizar un montacargas (diseñado solo para transportar carga) como ascensor para el transporte de personas.

Si estás considerando reemplazar un montacargas con un ascensor en tu edificio estás dando un paso importante hacia la mejora de la accesibilidad y comodidad para los residentes. Sin embargo, antes de tomar esta decisión, es esencial comprender las implicaciones y opciones disponibles. En este artículo, exploraremos por qué utilizar un montacargas como ascensor es problemático y qué consideraciones debes tener en cuenta al realizar esta actualización.

El problema de utilizar un montacargas como ascensor

Primero, es crucial comprender las diferencias fundamentales entre un ascensor y un montacargas. La normativa que rige los ascensores, como la UNE EN 81/20 y la Directiva de Máquinas 2006/42/CE, establece estándares estrictos en cuanto a seguridad y funcionalidad. Los ascensores están diseñados específicamente para transportar personas, cumpliendo con todas las regulaciones necesarias para garantizar su seguridad.

En contraste, los montacargas están diseñados principalmente para transportar carga y, aunque algunos pueden acomodar personas, no están sujetos a las mismas normativas de seguridad que los ascensores. Esta diferencia es crítica porque, de acuerdo con la ley, no se permite utilizar un montacargas como ascensor para el transporte de personas.

Normativa y seguridad

El artículo 13.2 del Real Decreto 886/2013, de 19 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones de Ascensores, prohíbe expresamente el uso de montacargas para el transporte de personas debido a preocupaciones de seguridad. Los ascensores están equipados con componentes de seguridad esenciales que garantizan la protección de los usuarios, como sistemas de parada de emergencia, alarmas y puertas con cierre automático.

El artículo 13.2 del Real Decreto 886/2013 se basa en la Directiva de Máquinas 2006/42/CE, que establece en su artículo 3.1 que «las máquinas no se diseñarán ni se fabricarán para ser utilizadas para el transporte de personas, salvo que estén diseñadas y fabricadas para ello».

Si bien un montacargas puede ser capaz de transportar personas, carece de estos componentes de seguridad críticos y no está diseñado para satisfacer las necesidades específicas de seguridad de los pasajeros. Esto plantea un riesgo significativo para la seguridad de las personas que lo utilizan.

Sustitución de un montacargas por un ascensor

Ahora que comprendemos por qué no es aconsejable utilizar un montacargas como ascensor, es importante abordar la sustitución y conocer las opciones posibles existentes. Cuando decides reemplazar el montacargas por un ascensor, tienes dos opciones principales: aprovechar la instalación anterior o realizar una instalación completamente nueva.

Veamos con detalle cada una de ellas:

Adaptación de aparatos antiguos

La nueva normativa ITC, que entró en vigor en 2023, establece nuevos requisitos de seguridad para los ascensores. Estos requisitos son más estrictos que los anteriores y pueden requerir la adaptación de los aparatos antiguos para que cumplan con la nueva normativa.

La adaptación de los aparatos antiguos a la nueva normativa ITC puede ser una opción viable para los propietarios de edificios que no desean o no pueden reemplazar su ascensor por uno nuevo. Sin embargo, es importante consultar con un profesional para evaluar la viabilidad de esta opción y el coste que conllevaría.

Aprovechamiento de la instalación anterior

En algunos casos no se puede adaptar el aparato y se tiene que sustituir por uno nuevo aprovechando parte de la instalación existente al únicamente reemplazar la cabina. Esto puede incluir la infraestructura del hueco, como las guías y la estructura del edificio que soporta la instalación.

Sin embargo, debido a las diferencias en el diseño y las regulaciones entre los montacargas y los ascensores, es probable que sea necesario realizar modificaciones significativas que incluyan obra civil. Estas modificaciones pueden incluir la actualización de los componentes de seguridad, la instalación de sistemas de puertas adecuados y la adaptación del foso para acomodar el ascensor o incluso ampliar la huida en la parte superior. Todo ello si la construcción del edificio origina lo permite.

Instalación completamente nueva

La alternativa al aprovechamiento de la instalación existente es realizar una instalación de un ascensor completamente nueva, lo que implica la creación de un pozo y una estructura específicamente diseñados para cumplir con todas las normativas de seguridad y funcionalidad de los ascensores.

Aunque esta opción puede ser más costosa y llevar más tiempo, garantiza un rendimiento óptimo y la máxima seguridad para los usuarios. Además, un ascensor nuevo puede ofrecer características adicionales, como mayor eficiencia energética y tecnología moderna.

Consultar siempre a un profesional

La sustitución de un montacargas por un ascensor es una inversión importante en la accesibilidad y la seguridad de tu edificio, por lo que como empresa especializada en la instalación y mantenimiento de ascensores te recomendamos consultar a un profesional en elevadores para evaluar tus necesidades específicas y tomar la mejor decisión para tu comunidad. Si bien es posible aprovechar parte de la instalación existente, es fundamental asegurarse de que se cumplan todas las regulaciones de seguridad y funcionalidad.

Si estás interesado en obtener más información sobre la sustitución de un montacargas por un ascensor, contacta con nosotros. Nuestros expertos estarán encantados de evaluar el estado actual de tu ascensor y asesorarte sobre la solución más adecuada para tu comunidad.

Deja un comentario