¿Está prohibido fumar en el ascensor? ¿pueden viajar solos los niños en el ascensor? Son algunos de los conflictos entre vecinos más habituales

 

A menudo surgen conflictos entre vecinos en una comunidad de propietarios por desacuerdos, porque no se cumplen con las normas establecidas o simplemente por falta de empatía y respeto hacia el resto. En la actualidad, se calcula que dichos conflictos han aumentado en un 10%. El confinamiento, el teletrabajo, los ERTES y las situaciones que estamos viviendo hacen que cualquier discrepancia, por pequeña que sea, se engrandezca. 

La convivencia en una comunidad no siempre es sencilla. La forma más conveniente para todas las partes es resolver esos problemas entre vecinos de forma amistosa y, lo ideal, es que sean las mismas personas implicadas las que lleguen a un acuerdo.

Veamos cuáles son los conflictos más habituales que se dan en el uso de ascensores comunitarios y cómo solucionarlos. Para ello, nos basaremos en la Ley de Propiedad Horizontal, entre otras normas.

 

Problema 1. Fumar en los ascensores

El artículo 7 de la Ley 42/2010, de 30 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, prohíbe fumar en el interior de ascensores y elevadores, entre otros lugares. Si un vecino de la comunidad fuma en el ascensor, además de ser molesto para el resto de usuarios por el olor residual que permanece en la cabina, es ilegal.

 

 

Problema 2. Uso de del ascensor para el transporte de animales 

En las comunidades de propietarios, hay vecinos que les encantan los perros e incluso toleran que no paren de ladrar en todo el día y otros que les tienen pánico. Para estos últimos, compartir la cabina del ascensor durante unos segundos puede ser todo un suplicio. En la Comunidad Valenciana, sin embargo, no existe normativa que prohíba el acceso de animales en el ascensor ni se refleja en la Ley 4/1994, de 8 de julio, de la Generalidad Valenciana, sobre Protección de los Animales de Compañía. Lo único que puede ocurrir es que, previamente, en los estatutos de la comunidad de propietarios se haya acordado que los animales no puedan hacer uso del ascensor. En este caso, y solo en este caso, el animal no podrá acceder a su interior excepto si lo necesita por enfermedad, vejez o sea Lazarillo.

 

Problema 3. Viajar niños pequeños solos en el ascensor

Dependiendo de la Comunidad Autónoma, los niños pequeños podrán subir solos en el ascensor sin compañía de un adulto o no. En Madrid, por ejemplo, existe una Ordenanza Municipal que prohíbe a los menores de 14 años poder viajar solos. Sin embargo esto no ocurre en la Comunidad Valenciana, donde no se establece nada al respecto. Los ascensores son el transporte más seguro, por lo que, la normativa que los rige (EN81-20 y EN81-50) no especifica nada que vete la entrada de menores en ascensores, pues considera la falta de riesgo del uso del ascensor independientemente de la edad del pasajero.

 

Problema 4. El pago de la derrama por la instalación de un ascensor

Uno de los temas que crea más controversia en las comunidades de propietarios es la instalación del ascensor, ya que no todos están de acuerdo en pagar su parte si no van a hacer uso de él. Pese a ello, tal y como indica el artículo 9.1 de la Ley de Propiedad Horizontal, la derrama consecuente de instalar un ascensor no se divide por partes iguales entre los vecinos ni influye el uso que se le vaya a dar o la planta en la que resida cada uno, pues la cuantía a pagar por cada propietario dependerá del coeficiente de participación. Si bien es cierto, en ocasiones, en los estatutos de la finca se establece que los gastos que acarree la comunidad corren por igual a cada propietario. De ser así, estará por encima de la Ley y la derrama se pagará entre todos por igual.

 

Problema 5. Ascensor dañado por obras en vivienda o mudanza.

En la Comunidad Valenciana no existe restricción legal que prohíba el uso del ascensor para transportar escombros y materiales durante las obras pertinentes en alguna de las viviendas o mobiliario en el caso de realizarse una mudanza. Sin embargo, la Ley de Propiedad Horizontal, en su artículo 7.1, establece la necesidad de informar al presidente de la comunidad.

Se podrá hacer uso del ascensor siempre y cuando se proteja adecuadamente y no se supere el peso máximo indicado en la cabina del mismo. Un exceso de carga podría hacer que el elevador se detenga o quede averiado temporalmente. Si el ascensor o las zonas comunes sufren daños como consecuencia, los costes de su reparación correrán a cargo del propietario de las obras o mudanza. También deberá limpiar el edificio, incluyendo pasillos y escaleras, dejándolo tal y como estaba antes de las obras.

¿Te has sentido identificado con alguno o algunos de los conflictos que hemos seleccionado en este post? Seas tú el causante u otro vecino, siempre es mejor el diálogo. Ahora, conociendo las leyes que tratan sobre estos problemas, será más fácil convivir en la comunidad haciendo alusión a ellas. Si te ha gustado el contenido del artículo, te invitamos a inscribirte en nuestro boletín gratuito para recibir en tu correo semanalmente las últimas novedades.

 

 

¡Suscríbete a la newsletter!
Todos los artículos necesarios
para mantenerte al día en el sector.