¿Cómo se paga el ascensor? Distribución del pago del ascensor.

¿Cuántos vecinos tienen que estar de acuerdo?, ¿se puede poner llavín al ascensor?, ¿cómo se hace la distribución del pago del ascensor?…

Estas son algunas de las consultas relacionadas con la instalación de un ascensor en una finca. Suelen ser dudas frecuentes de algunos vecinos de comunidades de propietarios de Valencia, Alicante o Castellón.

A través del siguiente caso real, resolveremos una de las consultas que más nos hacen a través del blog de Ascensores Alapont: la distribución del pago del ascensor. Una vecina, afincada en Valencia, solicitó la instalación de un ascensor en su comunidad a pesar de haber una silla monta escaleras, ya que no podía acceder de forma autónoma al edificio al ir en silla de ruedas.

En la celebración de la junta de vecinos se votó NO a la instalación del ascensor. Al tratarse de una acción con el fin de suprimir barreras arquitectónicas, el artículo 10 de la LPH establece como principio general que tendrá carácter obligatorio para la comunidad, la instalación de un ascensor a petición de un solo propietario, siempre que se cumplan los siguientes requisitos: Que el solicitante sea un propietario con discapacidad o mayor de 70 años o que en la vivienda del propietario, vivan, trabajen o presten servicios voluntarios personas con discapacidad o mayores.

Por lo que, al tratarse de un edificio en el que vive una persona discapacitada, la comunidad está obligada por ley a realizar la instalación a pesar de haber votado que no. Teniendo clara la obligatoriedad, vamos a explicar cómo se hará la distribución del pago de la instalación del ascensor, entre otras preguntas relacionadas.


¿Cuántos votos se necesitan para poner un ascensor en la comunidad de propietarios?

En un primer momento, si el coste de instalación del ascensor no supera la cuantía de doce mensualidades, la instalación del ascensor no requiere la aprobación por parte de la comunidad. Se llevaría a cabo tras notificarlo a la comunidad de propietarios.

No obstante, se ha de tener en cuenta que no eliminará el carácter obligatorio de estas obras el hecho de que el resto de su coste, más allá de las citadas mensualidades, sea asumido por quienes las hayan requerido.

Por otro lado, si el coste es superior a doce cuotas, la instalación del ascensor debe ser aprobada por la junta de propietarios de la comunidad.

En este caso, teniendo en cuenta que en el edificio viven personas mayores de 70 años o discapacitadas, el acuerdo se aprobaría por la mayoría de propietarios que representen a la mayoría de las cuotas, según el artículo 17.2 de LPH.

En el supuesto que la instalación no presente ninguna eliminación de barreras arquitectónicas, se necesitan los votos a favor de las 3/5 partes que representen 3/5 partes de las cuotas de participación, al tratarse de derramas de obras o mejoras no necesarias.


¿Cómo se hará la distribución del pago del ascensor?, ¿quién corre con el cargo de los gastos de mantenimiento?

Siguiendo con el ejemplo con el que hemos iniciado este artículo, la comunidad debe instalar el ascensor a pesar de su negativa, por lo que el coste de instalación y mantenimiento del mismo deberán de asumirlo aquellas personas que hayan votado a favor, según el art 10.1 B de la LPH.

Si, por el contrario, la comunidad hubiese estado a favor de poner el ascensor, todos (incluidos locales comerciales y plantas bajas) están obligados a correr con los gastos de instalación y mantenimiento, por lo que se repartiría según su coeficiente, a no ser que los costes de instalación del ascensor superen 1/4 del presupuesto anual de la comunidad. En este caso, los propietarios que hayan votado en contra no están obligados a asumir ese gasto y pierden el derecho de uso.

También existe la opción de que todos los propietarios hagan uso del ascensor indistintamente de como se pague la instalación, por norma general, el mantenimiento del ascensor se pagaría entre todos los propietarios, según tengan estipulado en la declaración de obra nueva o en los Estatutos de la Comunidad de Propietarios del Edificio en cuestión, tal y como señala la Ley de Propiedad Horizontal en el artículo 9.

Aquellos vecinos que no han participado, si cambian de parecer con el tiempo, podrán hacer uso del servicio de ascensor tras abonar los importes correspondientes a la instalación del ascensor y los gastos satisfechos hasta el momento como si hubiesen estado de acuerdo desde el inicio.

Si, por el contrario, si se ha aprobado la instalación de ascensor con las mayorías necesarias, todos los propietarios de la comunidad (incluidos locales comerciales y plantas bajas) están obligados a correr con los gastos de instalación (art. 17.2 L.P.H), por lo que se repartiría según su coeficiente o según lo establecido en estatutos de la comunidad. Y con relación al mantenimiento estarían obligados todos los inmuebles que tengan acceso al portal (incluidos plantas bajas)


¿Pagan todos los vecinos la misma cantidad? ¿Cómo se calcula la cuota a pagar?

En los estatutos de la Comunidad es donde viene indicado cómo se hace el reparto de gasto del ascensor.
Las opciones de distribución del pago del ascensor son varias:

Todos por igual.
En ocasiones, los coeficientes de participación de cada piso no están estipulados en los estatutos de la comunidad, por lo que se opta por que los vecinos desembolsen la misma cuantía, o estando estipulados, la comunidad acuerda dicha distribución.

Por uso racional del ascensor.
El reparto del gasto se realiza proporcional a cada altura, ya que se considera que los pisos superiores realizan un uso mayor del servicio del ascensor.

Por coeficiente de participación.
Esta opción tiene en cuenta el porcentaje de participación según declaración de obra nueva y en correlación con el art. 9.1 e)  de Ley de Propiedad Horizontal.

Según venga estipulado en la Declaración de obra nueva (D.O.N.).
En ocasiones en la D.O.N. viene estipulado y se exime a los bajos o locales comerciales de pagar el coste de instalación del ascensor o pagar en relación con un porcentaje.

También se puede dejar constancia de la división de los gastos entre aquellos propietarios que han votado a favor de instalar el ascensor y que el empleo del mismo funcione con una llave, restringiendo el acceso.

En el caso de no constar nada en los estatutos, la norma es repartir el gasto por coeficiente de participación.


¿Estoy obligado a pagar el mantenimiento del ascensor si no quiero que se instale?

Si se aprueba su instalación según los requisitos que marca la L.P.H., todos los propietarios de las viviendas, independientemente de la altura de su vivienda, están obligados a aceptar el acuerdo y a pagar el mantenimiento. Los propietarios de los locales comerciales deberán pagar la instalación, ya que se trata de una mejora en comodidad que supone una mayor valoración del edificio si se decide vender la vivienda.

La Ley 49/1960, de 21 de julio, de Propiedad horizontal, regula los gastos y los clasifica según si son o no son necesarias en la comunidad y las distingue por lo siguiente:

Gastos a las que se está obligado al pago: son aquellas actuaciones extraordinarias necesarias para la conservación del inmueble, la seguridad y la habitabilidad del edificio y derramas para la eliminación de barreras arquitectónicas. Para estas obras no se ha fijado un máximo de cuantía, pero no puede supera la cuantía de doce mensualidades.

Gastos que no se consideran obligatorias, pero que todos los vecinos deberían asumir son las actuaciones que deben llevarse a cabo para paliar los efectos del paso del tiempo y el desgaste de las instalaciones. Si el gasto de la obra excede del importe de tres mensualidades, los propietarios que no estén de acuerdo no estarán obligados al pago.

En conclusión, todos los vecinos pagarán, a no ser que se llegue a un acuerdo para que aquellos que no utilicen el ascensor queden exentos, aunque estos, deberán seguir pagando la instalación y los gastos extraordinarios que puedan surgir.  


¿Los dueños de los bajos pueden estar exentos de pagar el ascensor?

Aunque los propietarios de bajos o locales comerciales pueden estar exentos de los gastos ordinarios del ascensor (por ejemplo, el mantenimiento), si así se acuerda, seguirán pagando los gastos extraordinarios (instalación de un ascensor), ya que no utilizar los servicios de ascensor no exime de cumplir la ley, salvo que en la D.O.N.  aparezca que estén exentos.


¿Qué podemos hacer si hay vecinos que no quieren pagar?


Ante esta situación, y una vez adoptado el acuerdo en junta, la actuación se deberá ejecutar al haberse votado de forma legal, ya que según lo previsto en la Ley de Propiedad Horizontal, es obligatorio el pago por parte de todos los vecinos de la comunidad.

En el caso de que algún vecino incurra en morosidad, se puede solucionar reclamando la cuantía vía judicial tras haberse liquidado y aprobado en una Junta de propietarios dicha reclamación, previo requerimiento extrajudicial de pago por parte del presidente de la comunidad.

Si vives en la Comunidad Valenciana y quieres instalar un ascensor en tu edificio, contacta con nosotros, estaremos encantados de asesorarte.

Deja un comentario